Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario
Localidades del CRA » MARTIN MUÑOZ DE LAS POSADAS
Localidades del CRA
MARTIN MUÑOZ DE LAS POSADAS

 

Martín Muñoz de las Posadas, ostenta el título de Villa, por gracia de Felipe II, que se encuentra en el Suroeste de la provincia de Segovia, en el mismo límite geográfico con la provincia de Ávila, en plena meseta y a 880 metros de altitud.

En 1848, según consta en el Diccionario geográfico de Madoz, tenía 258 vecinos con 870 almas y 120 casas distribuidas en 10 calles y una plaza. En la segunda mitad del Siglo XIX y principios del XX la población aumenta, según el Nomenclator de España de la Dirección General del Instituto Geográfico y estadístico publicado en 1916, figura con 1.158 habitantes de hecho, 1.189 de derecho y 307 edificios.   En la actualidad cuenta con unos 600 habitantes, que se duplican en periodos estivales, y posee un término municipal de 45,33 km2.

Comunicada con Madrid por carretera y autopista, PKm. 115 de la N601. AP6 y A6 a 3 Km., con Valladolid a 78 Km., con Ávila a 30 Km. y Segovia a 50 Km.

La economía se basa en el sector agrícola y ganadero; el sector de huerta, predominante en tiempos pasados, aún conserva una gran importancia económica por sus famosas y exquisitas hortalizas.

Como primer horizonte que se observa desde la villa es el paisaje cerealístico salpicado de huertas, viñedos, pinares y sembrados de girasoles. Otras zonas más septentrionales del término lo forman frondosos pinares y monte, muy abundante en pastos y famosos en su producción de níscalos, que en época de recolección, llenan las cestas de los seteros.  

 

ORIGEN:

El origen de la población se remonta a la conquista de Toledo por Alfonso VI, en 1.085. Repoblación del bajo Duero encargado al yerno de Alfonso VI, Raimundo de Borgoña.

Martín Muñoz, célebre caballero burgalés, y Alvar Fañez aparecen junto a Rodrigo Díaz "el Cid" en su destierro, hasta la conquista de Valencia. Aparecen citados en el "Cantar del mío Cid".

Alfonso VI y "el Cid" se reconcilian en Toledo; El Rey reconoce la injusticia cometida con Rodrigo Díaz y quiere resarcir a "el Cid" y sus jefes de tropas. Raimundo de Borgoña entrega un territorio a Martín Muñoz para repoblarlo. Martín Muñoz se dirige a esta zona y la pone su propio nombre. Se casa con la segoviana Jimena Bezudo, y dotan a sus hijos con distintos asentamientos. Así nacieron los pueblos de Blasco Muñoz, Gutiérrez Muñoz y Armuña, nombre de una hija suya.

Es muy probable que cuando Martín Muñoz inició la repoblación, en los alrededores existiera algún asentamiento árabe primitivo dedicado al cultivo de la huerta y de la ganadería.

 Posteriormente, cuando la repoblación comenzó a formar carácter de organización administrativa, se fueron formando una especie de agrupaciones, posiblemente a efectos fiscales, que se llamaron en Castilla, Sesmos.

Martín Muñoz, La Aldehuela, Aldeanueva del Codonal, Domingo García, La Cuesta y Muñoveros, formaban el Sesmo de las Posaderas, una especie de apellido medieval que adoptó Martín Muñoz.

Su origen se debe a un privilegio de Alfonso X, en 1.256, como protección de algunos núcleos presumiblemente oprimidos, aunque hasta 1.399 no tendría aplicación definitiva.

CARDENAL DIEGO DE ESPINOSA

Don Diego de Espinosa nace en el mes de Septiembre de 1513 (algunas fuentes lo datan en 1502) en Martín Muñoz de las Posadas. Sus padres D. Diego de Espinosa y Doña Catalina de Arévalo eran de familia distinguida. 

Estudio en la Universidad de Salamanca donde consiguió brillantemente el título de licenciado en Derecho civil y canónico. Más tarde obtuvo el cargo de Juez de apelación en la curia arzobispal de Zaragoza y después D. Fernando Niño de Guevara, Patriarca de las Indias y obispo de Sigüenza, le nombro provisor de su Diócesis.

Influido por este Patriarca, Felipe II le concedió el cargo de Oidor en la Chancillería de Valladolid y mas tarde en la Casa de Contratación de Sevilla. Contaría el Licenciado por entonces con cuarenta años. Desde aquí Felipe II le nombra regente en el Consejo Real de Navarra.

Debió ejercer su cometido satisfactoriamente, pues antes de cumplir cuarenta y nueve años de edad, el día tres de Mayo de 1562, el Rey le concedió la placa de Consejero en el Consejo Supremo y Real de Castilla. A los dos años, en 1564, recibió ordenes sacerdotales.

El día 10 de Agosto de 1565, debido a la muerte del Presidente del Consejo Supremo y Real de Castilla y por deseo de este, Felipe II nombra a D. Diego para ocupar la presidencia. Este cargo gozaba de la mayor confianza del soberano.

El día 9 de Septiembre de 1565 y a petición del rey, el pontífice Pío V, por Bula expedida en Roma, designa a D. Diego Espinosa para sustituir al Inquisidor General D. Fernando Valdés. El 4 de Diciembre toma posesión del cargo. En esta época comienza su agitadísima vida política compuesta por sus obligaciones en los tres campos, el Consejo Supremo, el Tribunal de la Inquisición y al servicio del Rey.

En 1567 los problemas del Imperio español se agudizan, en especial los ocasionados por los rebeldes en Flandes. Felipe II decide acudir allí personalmente y dejar como regente del reino al Licenciado Espinosa. Para proporcionarle mayor dignidad, el Rey solicita al Papa el capelo cardenalicio. Pío V se lo concede el 24 de Marzo de 1568.
Un año después es nombrado Obispo de Sigüenza, una de las sedes más ricas de España, una vez mas propuesto por el Soberano. Es incluido en la junta formada "para causar proceso justificando la prisión y causa" del príncipe Carlos y hasta finales de Marzo de 1569 no visita la Diócesis.

En 1569, el Rey le mandó "comprar algún lugar, y que honraría su casa con título de Marqués", pero el cardenal no aceptó y le pidió a cambio que concediera una feria franca a la Villa de Martín Muñoz de las Posadas. Así concedió el 7 de Agosto un día a la semana de mercado, los lunes, y una semana al año de feria, el 21 de Septiembre. También le mando Felipe II que construyera una casa en honor de los suyos, pero el cardenal no accedió alegando que "le parecía muy mal, que ministros ejemplares edificasen palacios, que ponían en escrúpulo a todos los que pasaban y se daba lugar a los discursos libres de la corte". El rey insistió y él impuso la condición de poner el escudo real para significar que había sido un mandato de Felipe II. Así se construyó el Palacio que lleva su nombre cerca de la Plaza Mayor de la Villa.  

Con cincuenta y nueve años contrae un rápida enfermedad que le lleva a la muerte el 5 de Septiembre, cerca de las diez de la mañana. Fue tan repentina que el ultimo documento de la inquisición que firmo data del 28 de Agosto. Sobre la causa, no la enfermedad, real de la muerte circulan varias versiones, se cree que causado por la decisión del rey de sustituirle en la presidencia de un consejo sufrió un accidente, y creyéndole muerto le realizaron la autopsia sin estarlo. Fue enterrado en la Villa de Martín Muñoz de las Posadas, en la capilla que él mismo había fundado, con el siguiente epitafio:  

DON DIEGO DE ESPINOSA, OBISPO DE SIGVENZA, CARDENAL DE SAN ESTEVAN, PRESIDENTE DE LOS CONSEJOS REAL Y DE LA INQVISICION, DOTO ESTA CAPILLA CON NVEVE CAPELLANES PERPETVOS. DON DIEGO DE ESPINOSA, SV SOBRINO, APOSENTADO MAYOR DEL REY FELIPE SEGVNDO, PRIMER PATRON, LO MANDO PONER AÑO M.D.LXII.

Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario